Comunicación

Apropósito del 30 Aniversario de nuestra institución

Imagen de publicidad
Lun, 2013-05-06 09:43 -- publicidad

Por: Isabel C. Fiallo-Cross | Directora Escuela de Comunicación Publicitaria

Vengo de una familia de maestros, desde mi abuela materna, una de mis tías abuelas paternas, mis padres y ahora mi hermana y yo. Cuando en 1994 me inscribí en la institución para estudiar la carrera de Comunicación Publicitaria no me imaginé que siete años después sería empleada administrativa en mi Alma Máter y par de años mas tarde docente en la Escuela que me vio egresar.

Siempre he admirado como hay personas que día a día hacen su trabajo con pasión y amor, con verdadero interés en hacer la diferencia y con la fe y esperanza de que esa transformación, a su tiempo, se hará realidad. Gente que siembra y cosecha para los demás.

Aquí hay muchos sembradores, desde las más altas instancias hasta los que ocupan los puestos más bajos dentro del organigrama de la institución. Cómo no serlo si su fundador es nuestro referente, el primero, quien nos dejó un legado y compromiso con los demás y para los demás.

Sólo compartí con el Dr. Jorge Abraham Hazoury (Don Nozim) en dos ocasiones que sumaron aproximadamente dos horas, en mis inicios como colaboradora administrativa en la universidad, pero la impresión que causó en mi fue imperecedera. Una mañana me llama su secretaría para decirme que el Dr. Hazoury me quería ver. Me dirigí a su despacho, una pequeña oficina improvisada en la parte baja de la Casona. Intuyo que por su edad le era más cómodo estar en la planta baja en ese entonces.

El motivo de la reunión era el re-diseño del emblema (logo) de la universidad que se usaría de ese momento en adelante. El sabía lo que quería, fue directo y muy claro al definir que el color que representara nuestra institución fuera el azul, “porque ese es el color del cielo”.

Pasada la agenda de la reunión, referente al logo, prosiguió a otro tema: “¿De cuál Fiallo tú eres hija?” y por ahí comenzó una conversación entre anécdotas del Barahona de su juventud y su amistad con un tío mío. Describió a los Fiallo como personas correctas, serias y estoicas. Me enorgullecí. Lo que más me impactó de Don Nozim fue su sencillez, tenía una voz ronca (no sé si por los años) y una mirada muy directa, viva, penetrante y diáfana. Me dejó varios días pensando en ese encuentro.

Dios no se equivoca y, como dijo Steve Jobs, uno sólo puede ver la conexión de los puntos mirando hacia atrás, queriendo decir que todo tiene una razón de ser. Pasan los años, conoces personas, vives experiencias que templan tu personalidad y espíritu, te hacen crecer. En ese entonces no me cabía duda de que quería estar aquí. Junto con él hubo y todavía hay personas que me han enseñado y me enseñan mucho. Personas con conductas intachables, con palabras sabias, que, en este mundo tan abatido, reconocen el bien del mal, tratan de ser mejores y son coherentes con sus principios.

Me puse a reflexionar las razones que, para mí, hacen valiosa a la UNIBE. Son, precisamente, sus valores materializados en las personas que hacen su trabajo con amor, porque saben que vale la pena sembrar y tienen fe en la cosecha. No en vano aquí hay colaboradores y docentes que cumplen 30 años con la institución. Yo disto de ser uno de ellos, pero admiro a los pocos que conozco, que están en ese grupo, porque tienen algo en común con nuestro rector fundador: Son sencillos, trabajadores como abejas por el bien común y creyentes en un Dios justo.

carreraterm: 

Directora Escuela de Comunicación
Facultad de Artes

Acerca de esta carrera